mobile-menu

Carta de verano de 2015

Ahora que llegó el verano, probablemente agradezca el buen tiempo. Sin embargo, es posible que el calor conlleve nuevos desafíos para mantener a su recién nacido cómodo y seguro. Hemos reunido información para ayudarle a que se sienta segura de cómo vestir y proteger a su nuevo bebé durante esta temporada.

Jennifer Shu, pediatra y autora de Heading Home With Your Newborn (Llegar a casa con su recién nacido), cree que los bebés están cómodos usando la misma cantidad de ropa que los adultos en verano. Por lo tanto, si usted se siente bien usando shorts y camiseta, su bebé también debería estarlo. En invierno, según afirma la autora, es aconsejable agregar una capa adicional.

Si se encuentra al aire libre, mantenga al bebé alejado de la luz solar directa tanto como sea posible e intente evitar la luz intensa del sol entre las 10 a. m. y las 4 p. m. Proteja la piel de su recién nacido con pantalones de algodón livianos, una camiseta de mangas largas y un sombrero amplio. Invierta en una sombrilla, si no puede encontrar sombra.

Para los bebés menores de 6 meses, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda una cantidad mínima de pantalla solar para la piel expuesta, como la piel de la cara. En cuanto a los bebés más grandes, se les puede aplicar pantalla solar en todas las áreas, pero tenga cuidado con los ojos. Se debe volver a aplicar pantalla solar cada dos horas y después de nadar.

También es importante enfatizar la importancia de la hidratación. La Dra. Shu aconseja ofrecer, pero no forzar, un poco más de leche materna o fórmula durante los días calurosos. Los bebés tomarán más naturalmente, cuando lo necesiten. La Dra. Shu también cree que los bebés sanos no necesitan más agua, incluso con el calor del verano, ya que la leche materna o fórmula proporciona todo el líquido que ellos necesitan. Al incorporar los alimentos sólidos, se deben ofrecer pequeñas cantidades.

Finalmente, nunca se debe dejar a un bebé en una habitación caliente ni dentro de un automóvil estacionado. Los bebés no pueden regular el calor corporal de la misma manera que los adultos y la temperatura dentro de un vehículo estacionado puede aumentar rápidamente. Trágicamente, todos los años, mueren niños por permanecer dentro de automóviles calientes.

Un poco de conocimiento y algunas medidas de precaución pueden ayudarles a usted y a su recién nacido a disfrutar de estos largos y calurosos días de verano, de manera cómoda y segura.

Saludos,

Linda Ciampa, enfermera titulada