mobile-menu

Carta de primavera de 2016

Una de las preguntas más comunes que escucho de las embarazadas primerizas es: “¿Cómo sabré cuando realmente comience el trabajo de parto?”. Por lo general, respondo: “No estará sonriendo a mí ni a nadie más”. Y luego hablamos sobre las etapas del trabajo de parto.

El trabajo de parto temprano o latente comienza cuando tiene contracciones regulares que suelen sentirse como una presión incómoda en la espalda que se traslada hasta el abdomen. El dolor puede ser leve o moderado, no dura mucho tiempo y aparece cada 15 minutos aproximadamente.

Durante el trabajo de parto temprano, puede llamar a su médico para informarle cómo van yendo las cosas, pero prepárese para que le diga que no vaya al hospital todavía. Es mejor quedarse en casa para el trabajo de parto temprano, ya que puede caminar, descansar, tomar un baño, escuchar música y comer un bocadillo ligero.

El trabajo de parto activo comienza cuando las contracciones se vuelven más fuertes, duran más tiempo y aparecen cada menos de cinco minutos. En ese momento, es cuando tiene que salir hacia el hospital o hacia el centro de maternidad si todavía no está allí.

En el trabajo de parto activo, las contracciones comienzan a doler realmente y es difícil caminar o hablar cuando las siente. Ya no sonríe a su enfermero ni a nadie más. Las técnicas de respiración y relajación pueden ayudar, pero muchas mujeres piden analgésicos, más comúnmente, una epidural. El cuello del útero se dilata entre cuatro y siete centímetros durante el trabajo de parto activo.

El trabajo de parto de transición es la etapa más intensa y puede durar de algunos minutos a algunas horas. Sin una epidural, las mujeres sienten una fuerte presión en la zona baja de la espalda o la pelvis. Algunas mujeres se sienten inestables, sudan, tienen náuseas y pueden vomitar. Esta etapa es agotadora, pero el cuello del útero se dilata hasta 10 centímetros y usted está casi lista para pujar.

A las madres primerizas puede tomarles un tiempo pasar por todas las etapas y fases del trabajo de parto, pero la parte más intensa suele ser la más breve. Además, le puedo asegurar por mi experiencia en ayudar a muchas mujeres durante el trabajo de parto y por tener un hijo yo misma, que cuando tenga finalmente a su bebé en el pecho, el dolor o la ansiedad que pueda haber sentido desaparecerán rápidamente, y usted sonreirá como nunca antes.

Saludos cordiales,

Linda Ciampa, enfermera titulada